El Entorno

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El Alberg Taüll se sitúa en un lugar privilegiado, en la base del Parque Nacional de Aigüestortes y el Estany de Sant Maurici (Lago de San Mauricio), uno de los espacios naturales más bonitos de España, donde se puede practicar senderismo, disfrutar de la  exuberante naturaleza y de los 200 lagos del parque.

La Vall de Boí es un municipio formado por ocho pequeños núcleos, conocido por el mundo entero por su patrimonio natural y cultural.

Aparte del parque nacional, el valle da hogar a un conjunto de nueve iglesias románicas declaradas Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en el año 2000 y la estación de esquí Boí-Taüll que dispone de 40 kilómetros de pistas.

El Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici  es uno de los catorce parques nacionales del Estado español y el único existente en Cataluña. Situado en el corazón de los Pirineos, es una excelente representación de los principales ecosistemas que podemos descubrir en la alta montaña.

Cumbres que superan los tres mil metros de altura; ríos, barrancos, cascadas y ciénagas que nos hacen sentir, verdaderamente en el país del agua; más de 200 lagos de montaña de formas y colores diversos; y una gran diversidad de flora y fauna que lucha por sobrevivir en un medio físico riguroso, dan vida a este espacio natural protegido, único en el sur de Europa.

Todo el año durante las cuatro estaciones del año, el Parque Nacional ofrece un completo programa de actividades que incluyen itinerarios con el servicio de guías interpretadores, excursiones con raquetas de nieve en la época invernal, jornadas naturalistas, exposiciones, charlas y concursos que tienen como objetivo dar a conocer los principales recursos naturales del Parque Nacional para mejorar la protección y la conservación de estos espacios privilegiados.

 

Las iglesias románicas Existen en el valle un conjunto de ocho iglesias y una ermita que fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

Construidas bajo la influencia del románico lombardo, las iglesias de la Vall de Boí son edificios funcionales de una o tres naves, que se levantan con pequeños sillares de granito y se cubren con envigados de madera o bóvedas de cañón.

Destacan sus campanarios: esbeltas torres de planta cuadrada que cumplían una función de comunicación y vigilancia de territorio.

Frisos de dientes de sierra, bandas lombardas y arquillos ciegos decoran rítmicamente los exteriores de los ábsides y los campanarios. En el interior de las iglesias, el conjunto de pintura mural, los Descendimientos de la Cruz, las tallas y los frontales del altar llenaban los espacios de imágenes destinadas a revelar los valores espirituales de la sociedad medieval.

Esquí y Snowboard
Estos deportes se pueden practicar en Boí-Taüll Resort, estación creada para ofrecer la máxima seguridad. Unas pistas dibujadas en un único sentido y con una sola vertiente donde está situada la cota de esquí más alta de los Pirineos, a sus 2.751 metros. Unos espacios bien delimitados. Una variada oferta de actividades.

Por todo ello, Boí-Taull Resort es la mejor elección para pasar las vacaciones de invierno:

  • 46 km de pistas balizadas
  • 49 pistas de esqui alpino
  • 155 cañones de nieve
  • 19.690 esquiadores por hora
  • Cafeterías y restaurantes
  • 2 escuelas de esquí
  • Parque infantil de nieve
  • Centro de atención médica

 

El deporte


Todo el año, la magnífica distribución geográfica de la Vall de Boí nos permite la práctica del deporte. En invierno: el esquí, la escalada en hielo, raquetas de nieve y motos de nieve.

El resto del año: escalada (con un gran número de vías de varios niveles de dificultad), ascensiones, excursiones y senderismo.

Un apasionante forma de descubrir la Vall de Boí, uniendo naturaleza, cultura e historia, es recorrer a pie los casi 40 kilómetros señalizados de caminos tradicionales que unen todos los pueblos del valle.

Paredes de pierda seca, empedrados pacientemente colocados…nos darán una visión diferente de la vida de este valle tiempo atrás, disfrutando de unos espectaculares paisajes y de la flora y fauna que habita esta región.

 

Tradiciones


Tradicionalmente, el solsticio de verano se celebraba con la bajada de las fallas, pero es cierto que hoy en día esta importante celebración de la Vall de Boí va más allá de sus raíces, y las fiestas empiezan alrededor del 16 de junio y duran hasta el tercer viernes de julio, pasando de pueblo a pueblo.

Son fiestas de fuego, y se practican bailes típicos como el baile de Sant Isidre o el baile de la Pila, que se han mantenido vivos en el valle pasando de generación a generación a través de estas celebraciones.

En el pueblo de Taüll, las fallas típicamente se celebran el tercer domingo de julio.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.